Copyright © El relojito del universo
Design by Dzignine
sábado, 28 de febrero de 2009

Stayin' alive

Para aquellos que tienen una buena memoria musical...

La Reanimación Cardipolmunar RCP puede triplicar las tasas de supervivencia de las víctimas, aunque poca gente tiene la certeza de como realizarla. En un estudio dirigido por el doctor David Matlock, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Illinois, se descubrió que escuchar 'Stayin' Alive' ayudó a diez médicos y cinco estudiantes de medicina a realizar las compresiones a la velocidad adecuada.
Cinco semanas después se les pidió repetir el ejercicio manteniendo la canción en mente y de nuevo aplicaron el ritmo correcto para RCP. La canción tiene 103 beats (¿alguien me recuerda cómo se dicen beats en español?) por minuto, el ritmo ideal para practicar esta técnica.

Les dejo este video ilustrativo, desafortunadamente no tiene muy buena calidad, pero espero que se den una idea.

Como si fuera la 1a vez

No puedo evitar dejar un post acerca de esta cursi-adorable película. Y a pesar de que me provoca muchas cosas, siempre me deja el deseo y la motivación para reenamorarlo cada día, esperando que él desee lo mismo que yo.

Y para que rían un poco...
martes, 24 de febrero de 2009

No podía dejar pasar...

Este fin de semana alejado del mundo, hice y aprendí cosas reconfortantes.
Comprendí la irónica claridad de no usar lentes, peines, dietas, ni maquillaje.
Devoré la deliciosa sensación de dormir y amanecer acompañada y rodeada de brazos y cosquillas de amor.
Llené mis pulmones de sol y mi piel de agua
Vencí mi miedo a los cerillos... pero sobre todo vencí mi miedo a las verdades.


Tache para mi

(Camino con mirada evasiva modificando mi trayectoria para evitar el incómodo saludo)

Él: ¡Hola!
Yo: ¡Hola! (Mientras apresuro el paso para evitar ser abordada en una incómoda conversación)
Él: Oye, ¿sigues llendo a clase de salsa?
Yo: Mmm no (tomo mis cosas y doy un cuarto de vuelta casi dándole la espalda)
Él: (siguiendo el movimiento de ella y quedando frente a frente de nuevo) ¡Ahh que mal! yo ya aprendí muchos pasos nuevos ¡mira! (comienza a mover los pies de manera anormal con una carencia de ritmo impresionante, mientras la señora de la librería voltea a ver lo que sucede).
-¿Ya no bailas nada este semestre?
Yo: No... bueno sí en las mañanas a las 7
Él: Ahh bueno pues a ver si algún día te acompaño
Yo: Mmmm pues si quieres pero probablemente no me encunetres es que... ahmmm no siempre voy. Bueno ya me voy que tengo clase.
Él: Mmm ok ¿a ver si un día salimos no?
Yo: Mmm sí ahá

.... Jajaja una antisocial de lo peor y encima de todo grosera... yo no sé en que momento de mi vida aprendí a ser tan cortante... tache para mi :S
miércoles, 18 de febrero de 2009

Mi lugar ideal

Si me pidieran que diseñara mi mundo ideal, probablemente sería éste. Bonita mitad de semana. =)
Nota: ármense de paciencia, que dura 16minutos pero vale cada segundo.
sábado, 14 de febrero de 2009

Hablando de amor

Te quitabas la faja de la cintura, te arrancabas las sandalias, tirabas a un rincón tu amplia falda, de algodón, me parece, y te soltabas el nudo que te retenía el pelo en una cola. Tenías la piel erizada y te reías. Estábamos tan próximos que no podíamos vernos, ambos absortos en ese rito urgente, envueltos en el calor y el olor que hacíamos juntos. Me abría paso por tus caminos, mis manos en tu cintura encabritada y las tuyas impacientes. Te deslizabas, me recorrías, me trepabas, me envolvías con tus piernas invencibles, me decías mil veces ven con los labios sobre los míos. En el instante final teníamos un atisbo de completa soledad, cada uno perdido en su quemante abismo, pero pronto resucitábamos desde el otro lado del fuego para descubrirnos abrazados en el desorden de los almohadones, bajo el mosquitero blanco. Yo te apartaba el cabello para mirarte a los ojos. A veces te sentabas a mi lado, con las piernas recogidas y tu chal de seda sobre un hombro, en el silencio de la noche que apenas comenzaba. Así te recuerdo, en calma.

Tú piensas en palabras, para ti el lenguaje es un hilo inagotable que tejes como si la vida se hiciera al contarla. Yo pienso en imágenes congeladas en una fotografía. Sin embargo, ésta no está impresa en una placa, parece dibujada a plumilla, es un recuerdo minucioso y perfecto, de volúmenes suaves y colores cálidos, renacentista, como una intención captada sobre un papel granulado o una tela. Es un momento profético, es toda nuestra existencia, todo lo vivido y lo por vivir, todas las épocas simultáneas, sin principio ni fin. Desde cierta distancia yo miro ese dibujo, donde también estoy yo. Soy espectador y protagonista. Estoy en la penumbra, velado por la bruma de un cortinaje traslúcido. Sé que soy yo, pero yo soy también este que observa desde afuera. Conozco lo que siente el hombre pintado sobre esa cama revuelta, en una habitación de vigas oscuras y techos de catedral, donde la escena aparece como el fragmento de una ceremonia antigua. Estoy allí contigo y también aquí, solo, en otro tiempo de la conciencia. En el cuadro la pareja descansa después de hacer el amor, la piel de ambos brilla húmeda. El hombre tiene los ojos cerrados, una mano sobre su pecho y la otra sobre el muslo de ella, en íntima complicictad. Para mí esa visión es recurrente e inmutable, nada cambia, siempre es la misma sonrisa plácida del hombre, la misma languidez de la mujer, los mismos pliegues de las sábanas y rincones sombríos del cuarto, siempre la luz de la lámpara roza los senos y los pómulos de ella en el mismo ángulo y siempre el chal de seda y los cabellos oscuros caen con igual delicadeza.

Cada vez que pienso en ti, así te veo, así nos veo, detenidos para siempre en ese lienzo, invulnerables al deterioro de la mala memoria. Puedo recrearme largamente en esa escena, hasta sentir que entro en el espacio del cuadro y ya no soy el que observa, sino el hombre que yace junto a esa mujer. Entonces se rompe la simétrica quietud de la pintura y escucho nuestras voces muy cercanas.

-Cuéntame un cuento -te digo. -¿Cómo lo quieres? -Cuéntame un cuento que no le hayas contado a nadie.

ROLF CARLE

Obtenido de Cuentos de Eva Luna. Isabel Allende
viernes, 6 de febrero de 2009

10 cosas que debería de saber a mis 20 años y descubrí no hace mucho

  1. Los changos no se espulgan sólo para limpiarse... se comen piojos, liendres y todo ser vivo que obtienen de esta actividad!
  2. Las flemas son mocos. ¡Euk!
  3. A las estatuas con personas en caballos se les llama ecuestres.
  4. En una estatua ecuestre si el caballo tiene las dos patas en el aire, la persona murió en combate, si sólo tiene una pata frontal en el aire murió de heridas recibidas en combate, y si tiene las cuatro en el piso murió de causas naturales.
  5. La mayoría de la gente al someterse a cuestionarios psicológicos se considera más inteligente que la media. ( Jamás me lo habría imaginado).
  6. La palabra "panel" al pronunciarse debería de acentuarse en la última sílaba.
  7. Las cucarachas pueden volar.
  8. La comida mexicana llamada "machitos" no es lo mismo que las "criadillas", los machitos son los intestinos de res o de cordero mientras que las criadillas son los testículos... (Yo se que es muy normal para algunos pero pobres animales ¿no?)
  9. La expresión "quemar en leña verde" hace referencia a que la leña recién cortada se quema más lentamente.
  10. La continuación del dicho "nunca digas de esa agua no he de beber" es "porque en ella te has de ahogar" (Un poco extremo el dicho, pero muy bueno para las abuelitas).
domingo, 1 de febrero de 2009

¿Computadoras asexuales?

Este día me la he pasado autoesclavizándome al estudio, he de admitir que es mi culpa porque de haber puesto un poco de atención en clase no habría necesidad de estos métodos de tortura. En fin mientras ñoñeaba agusto me he encontrado con la siguiente frase:
 
"De forma diferente a las plantas y animales que se reproducen de forma sexual, un proceso (en una computadora) tiene un único padre (pero cero, uno, dos o más hijos)."

¿Desde cuando las computadoras toman como punto de referencia la vida sexual de los seres humanos? Creo que mi shock viene de nunca haber esperado encontrar la palabra sexual en un libro de sistemas operativos. No sé si es mi simpleza por llevar tantas horas en esto, o en serio el autor estaba pensando en otras cosas mientras lo escribió. Yo sé que la analogía es fácil de comprender, pero ¿no es un poco rara?